Covid 19

We are now accepting telemedicine visits Learn More

Call

Address

Facebook

Twitter

Instagram

SERVICIOS EN SUNSET URGENT CARE

Atención de urgencia para niños cerca de Westheimer 77077

Enfermedad

El sistema inmune de los niños es vulnerable a las condiciones ambientales, y por ello, puede ser afectado por muchas enfermedades de manera sencilla. La oportuna  identificación de la enfermedad puede ayudar a prevenir el desarrollo de infecciones y enfermedades. En cuanto sienta que su hijo tenga dificultad para acoplarse a un clima cambiante o se sienta irritado con el dolor, la enfermedad puede ocasionar que tenga que llevar a su hijo al médico para ser tratado de manera inmediata.

Atención de urgencia para niños cerca de Westheimer 77077
I

Alergias

Las alergias son comunes en los niños, aunque la causa de éstas es incierta. Cualquier cosa que el niño coma o tome puede ocasionar una alergia. Inclusive el ambiente en el que el niño vive puede ser motivo de ello. Las plantas, el polvo y las medicinas, son causas frecuentes de distintas alergias. Éstas pueden afectar los ojos, nariz, garganta y pulmones de los niños.

No es posible controlar las alergias. Sin embargo, los padres pueden identificar los síntomas y proveer tratamiento antes de que la alergia empeore. Si el niño se convierte en alérgico a alguna cosa en particular de manera inmediata, lo mismo sucederá cuando sea expuesto en un futuro. Por ello, es necesario identificar todos los alérgenos y dar el tratamiento apropiado antes de que empeore.  

I

Infecciones de la vejiga y del tracto urinario

Las infecciones de la vejiga y del tracto urinario son ocasionadas por bacterias que afectan el tracto urinario. Éstas infecciones pueden afectar a los niños de cualquier edad cuando las bacterias entran a la vejiga. La infección del tracto urinario  también puede afectar otras partes del sistema urinario. Sin embargo, la afección a la vejiga es la más común.

Un niño es capaz de sacar las bacterias que viven dentro de su cuerpo cuando orina. Sin embargo, en algunas ocasiones, el cuerpo es incapaz de hacerlo y esto puede causar la infección del tracto urinario. Los padres necesitarn llevar a su hijo inmediatamente si creen que su hijo ha desarrollado una infección en el tracto urinario. Ésto puede prevenir que la infección se extienda y evitará que el niño tenga dolor severo.

 Es posible que sea difícil identificar una infección de vejiga y del tracto urinario en niños muy pequeños. Es posible que no puedan decirnos lo que les está pasando. Sin embargo, si los niños muestran síntomas como fiebre, vómito, pérdida del apetito y pérdida de peso, es preferible llevarlo al médico para un chequeo.

I

Congestión y tos

La congestión y la tos son los problemas más comunes que aquejan a los niños pequeños, es especial durante la temporada de frío. El niño puede tener dificultad para respirar, comer, tomar e inclusive para poder dormir ya que tiene congestion en el pecho y tos.

Un pecho congestionado acumula mucho moco y se siente tapado. Ésto hace que el niño tosa, lo cual facilita que el moco salga del cuerpo. La congestión hace que haya un jadeo cuando el niño respire.

La congestión del pecho puede ser resultado de un goteo posnasal en el cual el goteo llena el pecho en lugar de salir por la nariz. Ésto puede ocasionar un dolor en la garganta que hace que el niño tosa excesivamente.

Los padres deben de llevar al niño al médicoen cuanto los síntomas de congestión de pecho sean identificados para protejerlos de problemas de salud más serios.  

I

Dolor de oído e infecciones del oído

Junto con muchos otros problemas, los niños pequeños pueden surfir dolor de oído y la infección del oído. El dolor de oído y la infección del oído pueden afectar un solo oído a la vez o ambos. Sin embargo, los niños pueden tener un dolor de leve a intenso cada vez que haya una infección en el oído. A menudo, los niños tienen fiebre cuando tienen una infección de oído.

 La infección del oído puede causar discapacidad auditiva temporal, y el líquido también puede drenar si la infección empeora. El niño también puede sentir dificultad para dormir por la noche y puede sentirse irritado.

 Los padres deben asegurarse de llevar a su hijo a un otorrinolaringólogo en caso de dolor de oído e infección de oído para evitar la pérdida completa de la capacidad auditiva

I

Fiebre

En la fiebre, la temperatura corporal normal supera un rango normal de 98 a 100 grados Fahrenheit. La fiebre es sólo un síntoma y una señal de que algo está mal en el cuerpo. A medida que la temperatura corporal sigue aumentando, la persona siente escalofríos, hasta que la temperatura deja de aumentar y se estabiliza.

La temperatura corporal alta es una forma de que nuestro sistema inmune luche contra las infecciones. Sin embargo, si la temperatura corporal aumenta más de 100 grados Fahrenheit, podrá causar un problema grave para el niño. Una temperatura alta puede hacer que un niño esté letárgico y vomite en exceso. Un niño también puede tener pérdida de apetito y deshidratación. La fiebre causada por bacterias necesitaría antibióticos, y en algunas ocasiones, incluso causar ataques.

I

Dolores de cabeza

Aunque los dolores de cabeza en los niños pequeños son comunes, no son un problema grave. Los dolores de cabeza pueden ser una causa de infección, una lesión en la cabeza o un traumatismo. Es esencial prestar atención al dolor de cabeza de un niño, ya que puede provocar complicaciones graves. Una causa normal de dolor de cabeza en los niños es la tensión. Una proporción menor de niños también experimenta migraña. Sin embargo, no dura tanto como dura la migraña de un adulto. Consultar a un médico puede ser beneficioso ya que un simple dolor de cabeza también puede ser la causa de un problema grave a la vez. En casos raros, los niños también pueden tener una lesión grave en la cabeza o un tumor cerebral que podría estar causando dolores de cabeza. Por lo tanto, prestar atención a los síntomas de los dolores de cabeza ayudará a llevar un dolor de cabeza a una preocupación seria.

I

Dolor de boca

Los niños pequeños a menudo tienen dolor de boca debido a diversas razones. Las llagas en la boca, las infecciones y la dentición pueden ser algunas de las razones. En niños mayores, las caries también pueden ser una de las causas de la boca. Examine la boca del niño si el niño se queja de dolor en la boca. Es importante identificar la causa antes de tratar al niño. Un pediatra podrá verificar la condición del niño y luego le sugerirá medicamentos. La mayoría de las veces, el dolor es manejable. Sin embargo, puede haber ocasiones en que el dolor pueda ser el resultado de una infección grave que puede formar pus o hacer que las heridas sangren. Consulte al médico de su hijo tan pronto como sienta que el niño tiene dificultades para controlar el dolor o evitar que la infección se vuelve severa.

I

Bronquitis

La bronquitis es la inflamación de las vías respiratorias que llevan air a los pulmones. Cuando un niño está infectado con gripe puede recuperarse en un par de semanas. Sin embargo, hay ocasiones cuando las condiciones empeoran y afectan las vías respiratorias y producen moco en exceso. Al inflamarse las vías respiratorias, el respirar es difícil. Un sistema inmune débil es una de las causas más comunes que ocasionan bronquitis. 

Hay dos formas de infección: aguda y crónica. La bronquitis aguda dura algunas semanas y no ocasiona muchos problemas. La bronquitis crónica ocasiona serios problemas y regresa contínuamente. En las dos formas, el niño muestra los siguiente síntomas: tos, producción excesiva de moco, dificultad para respirar , fiebre, resfriado y cansancio.

I

Asma

El asma es una condición en la cual las vías respiratorias se estrechan. Ésto hace difícil el  poder respirar. Un niño asmático puede experimentar falta de aire, tos silbante y opresión en el pecho. La condición puede variar de leve a severa y puede afectar al niño de manera correspondiente.

Algunos niños que se convierten en asmáticos a una edad temprana, pueden mejorar cuando crecen. Sin embargo, otros pueden desarrollar síntomas más severos durante toda su vida. Éstos niños tendrán dificultad para vivir una vida activa y saludable.

El manejo del asma puede reducir su efectos y ayuda a que los niños se puedan afrontar las dificultades de un ataque de asma. Ésto involucra la identificación de los factores desecadenantes y proveer la medicina apropiada para contolarlo. Por ello, es muy benéfico llevar al niño al médico si muestra señales. Un médico podrá ayudar al niño manejar el asma para que no obstruya con la rutina saludable de la gente.

I

Diarrea, náuseas y vómitos

Los niños pequeños a menudo sufren diarrea, náuseas y vómitos. Puede haber muchas razones para eso. Sin embargo, la causa más común es una infección causada por rotavirus. La diarrea es una de las formas en que el cuerpo elimina los gérmenes que pueden ingresar al cuerpo. La condición puede durar de unos días a una semana. Sin embargo, la diarrea a menudo ocurre con fiebre, náuseas y vómitos.

La diarrea es una condición en la que un niño experimenta heces acuosas acompañadas de vómitos. En ocasiones, esto puede reducir toda el agua presente en el cuerpo. Cuando la diarrea empeora, puede causar deshidratación, lo cual debilita físicamente a un niño. Cuando un niño comienza a mostrar signos de deshidratación, los padres deben llevarlo inmediatamente al médico para el tratamiento necesario

I

Irritación ocular, conjuntivitis y orzuelos

Los niños pequeños pueden infectarse los ojos con facilidad. Como resultado, los ojos se irritan y pueden ponerse rosados ​​y llorosos. Cuando los niños se tocan los ojos con las manos sucias, aparecen orzuelos en el borde de los párpados. Un orzuelo es una protuberancia roja, ya sea en el borde del párpado o en la línea de flotación.

La irritación ocular y los orzuelos pueden irritar a un niño e incluso dañar la vista. Los padres deben hacer que un niño se lave las manos regularmente para que las manos sucias no toquen los ojos y no puedan ocasionar una infección. Sin embargo, en caso de una infección, se debe consultar a un médico para recibir tratamiento. Los hábitos saludables evitarán la irritación ocular, la conjuntivitis y los orzuelos que aparezcan con frecuencia.

I

Gripe y resfriado

Aunque tanto la gripe como el resfriado pueden parecer similares, los síntomas del resfriado son más leves que la gripe. La gripe hace que su hijo tenga goteo nasal, dolor de cabeza y cuerpo, escalofríos, fiebre, dolor de garganta e incluso fatiga. Mientras que un niño con un resfriado sólo tendría secreción nasal y congestión nasal. Un medicamento antiviral para la gripe solo funciona cuando se administra dentro de las 48 horas posteriores a la gripe. Los medicamentos reducen el efecto del virus y, si se detectan temprano, su hijo no necesita antibióticos. La presencia de gripe puede dificultar la respiración del niño. El niño también podría sentirse sin aliento, específicamente por la noche, y no podría dormir tranquilo.

Aunque la gripe y el resfriado tienen riesgos médicos significativos, éstos juntos pueden causar muchos problemas en la salud de sus pequeños y pueden hacerlos extremadamente letárgicos. Por lo tanto, si no desea que su hijo atraviese una experiencia dolorosa, habrá que examinarlo y obtener el tratamiento urgente de manera inmediata.

I

Quemaduras y cortaduras menores

Un niño mientras juega, corre o hace su trabajo artístico u otro trabajo puede experimentar cortaduras menores o, en ocasiones, quemarse las manos u otras partes del cuerpo. Los padres no deben preocuparse por estas quemaduras y cortaduras menores. Sin embargo, si no se tratan adecuadamente, éstas quemaduras y cortaduras menores pueden provocar una infección, lo que puede ser problemático para el niño.

Los padres deben aplicar cualquier antiséptico en los cortes y deben mantener la parte quemada con agua a tiempo durante aproximadamente 15 minutos. Las personas a menudo y por error, intentan usar agua fría, lo cual daña la piel. Si la piel quemada se afloja, trate de no despegarla. Más bien, deje que la piel permanezca allí, para que la parte quemada no se infecte. Usando una gasa limpia ponga un antibiótico para que pueda tranquilizar la piel. Usar medicamentos para aliviar el dolor de venta libre en las farmacias de modo para evitar que el niño pueda irritarse. Si la condición empeora, el niño debe ser llevado al médico para recibir tratamiento.

I

Infecciones de los senos paranasales (Sinusitis)

Los padres pueden sentir dificultades para identificar infecciones sinusales y confundirlo con resfriado o alergia. Muchos niños experimentan frío durante los inviernos y pueden sufrir de nariz tapada y congestionada. Sin embargo, una infección sinusal puede hacer que el niño tenga dolor de cabeza y dolor en la cara. El seno puede ser afectado después de un resfriado, ya que el sistema inmune se encuentra débil y puede verse afectado fácilmente por el virus. Debido a la sinusitis, el niño puede tener tos, ojos hinchados y goteo posnasal y también puede sentirse letárgico. Es necesario llevar al niño al médico antes de que el seno comience a afectar otras áreas y empeore la  infección.

I

Estreptococo y dolor de garganta

Aunque el estreptococo y el dolor de garganta son comunes en los inviernos y en los niños pequeños incluso en verano, ignorarlos puede causarles problemas. Una prueba de estreptococos y dolor de garganta puede salvar a los niños de problemas graves. Su hijo se mantendrá sano y con menos probabilidades de verse afectado por las condiciones climáticas cambiantes.

La faringitis estreptocócica, a diferencia del dolor de garganta, comienza de repente. Se acompaña de fiebre y dura más de una semana. La garganta también está roja, y las amígdalas muestran manchas blancas y amarillas que son visibles.

Una prueba de faringitis estreptocócica ayuda a identificar si su hijo tiene dolor de garganta normal o faringitis estreptocócica. Una prueba de estreptococo positiva significa la presencia de estreptococo, bacteria que causa la faringitis estreptocócica. La presencia de estreptococos puede causar inflamación en la parte posterior de la garganta de su hijo, lo que dificulta comer y beber. También, está acompañado de fiebre alta, dolor de cabeza y vómitos.

Un dolor de garganta generalmente mejora en una semana y no necesita ningún tratamiento médico. Sin embargo, la faringitis estreptocócica requiere atención médica adecuada y el uso de antibióticos. Para tratar la faringitis estreptocócica a tiempo, es esencial identificarla para que su hijo no sufra de dolor.

¿Tiene acné, ampollas, eczema o algún tipo de afección de la piel?